Nota de Prensa.- Un tramo de acera de la avenida del Vallès, junto al puente de San Lorenzo (en el barrio de Egara) ha sufrido este mediodía un derrumbe, causado posiblemente por los últimos aguaceros. El Ayuntamiento ha cortado el tráfico en sentido Norte a la altura del puente de Almería, hacia donde se desvían los vehículos, que deberán subir la avenida por el lado este (por la banda de Las Arenas-La Grípia y Can Montllor ; véase plano abajo). Esta medida se ha tomado hasta que se puedan llevar a cabo las obras de reparación del socavón y de las afectaciones causadas por los aguaceros. El Ayuntamiento ha pedido a la Agencia Catalana del Agua (ACA) que lleve a cabo de manera urgente estas obras.

El tramo se encuentra concretamente en el margen derecho aguas abajo del arroyo de las Arenas, justo pasado el puente de San Lorenzo. Este tramo ya había quedado afectado por las lluvias del 15 de noviembre de 2018, y raíz de ello el Ayuntamiento ya solicitar a la ACA sin éxito que actuara reforzando el encauzamiento en ese punto. Después de los aguaceros del 22 de octubre de 2019, el Ayuntamiento detectó que las lluvias habían vuelto a provocar un nuevo movimiento del módulo del muro de contención de este mismo tramo del arroyo y así lo notificó al ACA una otra vez. Este mediodía se ha producido en estos módulos el derrumbe de un tramo de la acera, y también se ha comprobado que los dos módulos siguientes han sufrido unos movimientos.

El tramo afectado estaba cerrado y señalizado desde diciembre de 2018. Con el incidente de hoy, que ha dejado un boquete de casi todo el ancho de acera por unos 7 metros de longitud aproximadamente, el Ayuntamiento se ha visto forzado a cortar el tráfico en sentido norte para garantizar la seguridad del tráfico. El Ayuntamiento de Terrassa ha puesto en contacto con la ACA, que actuará reparando la acera y reforzando los cimientos del muro. Para la concejala de Rieras, Jennifer Ramírez, «es preocupante que a pesar de las veces que lo hemos pedido a la ACA, ésta no haya hecho nada hasta ahora, y que sólo actúe con carácter de emergencia una vez ya se han producido los daños. La falta de conservación de las infraestructuras de encauzamiento de los arroyos acaba perjudicando a la ciudad».