Un sujeto que vaciaba su vejiga en la calle de La Rasa, como si el lugar fuese un enorme orinal, fue sorprendido por las fuerzas locales del orden público en pleno e impúdico acto y fue denunciado por este hecho atroz.

Pero no todo fue tan fácil como parece. Resulta que el desvergonzado ente al percatarse a las 21:57 h de la presencia policial, salió huyendo como alma que lleva el diablo, pero, no sabemos si por lo resbaladizo de la orina o porque se tropezó con el instrumento del delito, que los hay algunos muy largos, cayó al suelo, lo que facilitó la acción de los sabuesos.