Consejas y consejos del viejo Casimiro.- Desde que el actual alcalde de Terrassa, Jordi Ballart, defraudó a miles de sus votantes lanzándose a los brazos del separatismo, en una coalición que no tiene sentido en una ciudad evidentemente constitucionalista, la popularidad del edil ha caído en picado. Y la discreción que acompaña al joven político desde que reasumiera la presidencia municipal con buena parte de los votos socialistas, pensando muchos que lo era de convicción, aunque no de partido, pareciera ser el producto de su propia toma de conciencia de la situación que parece haber generado.

Este sábado en Can Palet, nos hemos topado con algunos mensajes escritos en contenedores del barrio, que no compartimos en absoluto, pero que parecen perseguir un objetivo claro: expresar la decepción de muchos.

De todas maneras, en la gráfica del contenedor se puede leer una afirmación que en mi caso parece ser cierta, y es la que se refiere a la factura del agua. Me explico: El trimestre anterior pagué 77 euros y este trimestre, con un evidente y consciente ahorro del consumo… 104… Así las cosas, ¡Que alguien me explique el objetivo de esa acción claramente politiquera.

Así es la vida. Así son y así están las cosas.