Prensa Cámara de Terrassa.- La Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Terrassa y la Patronal Cecot han presentado conjuntamente alegaciones a la aprobación inicial de las ordenanzas fiscales para 2020, que se encuentran en exposición pública hasta el próximo 16 de diciembre.

Ambas instituciones solicitan que el incremento generalizado de las ordenanzas fiscales no supere el IPC previsto para no gravar en exceso, y por encima de los indicadores económicos de referencia, al conjunto de la actividad económica. También piden que se congele el IAE “para favorecer el desarrollo de la actividad industrial, comercial y de servicios, necesaria para la generación de empleo”.

La Cámara de Terrassa y la Cecot argumentan que la revisión de las ordenanzas fiscales en los últimos años se ha situado de forma recurrente por encima del IPC y que para 2020 -por lo que se ha aprobado inicialmente un incremento del 2% – sería necesario limitarse a este indicador de referencia para no gravar en exceso una actividad económica que se encuentra nuevamente, de acuerdo con los indicadores económicos coyunturales y las previsiones de los organismos oficiales, ante un repunte de la incertidumbre.

En el caso del Impuesto de Actividades Económicas (IAE), para el que también se prevé un incremento del 2%, recuerdan que el impuesto se reestructuró en 2017, lo que ya supuso un incremento nominal del conjunto de la IAE del 5% y la aplicación de coeficientes municipales para localización de las empresas muy por encima de los que se había informado las entidades de representación empresarial. Entonces, frente a las alegaciones presentadas también conjuntamente por Cámara de Terrassa y Cecot argumenta motivos de “necesarios pactos políticos para la aprobación de conjunto de las ordenanzas y por la no discriminación, según localización, de si la actividad era industrial o comercial “. Una decisión que supuso que una parte significativa del sector industrial no pudiera beneficiarse de una nueva categoría, la 5ª, a pesar de estar ubicadas en zonas claramente industriales o en polígonos industriales.

Cámara de Terrassa y Cecot consideran que el incremento previsto para el 2020 está “completamente desalineado de la necesaria consideración estratégica que la actividad industrial, comercial y de servicios de la ciudad debería tener -también en los aspectos fiscales- en tanto que propicia el desarrollo socioeconómico de la ciudad y por tanto generadora de oportunidades de empleo “.

En función de estos argumentos, Cámara de Terrassa y Cecot piden que los impuestos no se incrementen en 2020 para encima del IPC; que se congele el IAE; y que se difundan las opciones de bonificación previstas para las actividades económicas, para que puedan ser conocidas y reclamadas por las empresas; así como que se simplifique su tramitación administrativa para facilitar el acceso a las mismas.

Cámara de Terrassa y Cecot presentaron sus alegaciones a los impuestos de 2020 el pasado viernes, 29 de noviembre, en un documento en el que también piden al Ayuntamiento, por medio de las mesas de seguimiento con los agentes económicos y empresariales de la ciudad, “revisar nuevas oportunidades para incentivar la actividad económica que se encamine a potenciar el dinamismo del municipio”.